Si tu prometido/a  vive en el Reino Unido y juntos planean reunirse allí para vivir juntos, deben ambos tener claras varias cosas antes de poder aplicar, para que en medio de la marcha no se encuentren con sorpresas infranqueables. 

Lo principal es que ambos deben tener entre sus planes contraer  matrimonio antes de 6 meses a la llegada del Reino Unido. En caso de que no se casen antes de este tiempo, la visa queda anulada automáticamente, y debes retornar a tu país de residencia anterior. 

Tu pareja debe ser ciudadano británico, residente legal o refugiado, y debe estar en capacidad de demostrar que posee los recursos económicos suficientes para la manutención de ambos. Los ingresos que deben demostrarse es de un mínimo de £18600 al año, así como un lugar para vivir. En caso de que hayan niños de por medio, hijos de uno u otro, deben demostrarse ingresos adicionales. 

Aunque no hay una norma oficial al respecto, se recomienda que la pareja ya haya pasado tiempo juntos, que se conozcan de forma presencial, y que no se trate enteramente de una relación virtual; esto, para evitar que el oficial consular sobrentienda que la relación no es real y se trata de una solicitud y matrimonio con fines migratorios. Como en el caso de EEUU, se recomienda que la relación tenga un tiempo mínimo de 2 años, aunque eso queda a criterio de los aplicantes. Para esto es importante presentar correos, remesas, fotografías, etc., cualquier elemento que sume a la hora de corroborar que la relación es real y no virtual. 

Otro factor importante a la hora de solicitar una visa de prometido (o familiar) es el idioma. Debes demostrar que manejas el inglés (no hay necesidad de demostrar un dominio absoluto). Para ello, previo a la aplicación, debes tomar un examen internacional como IELTS, TOEFL, etc.

Si antes estuviste casado/a debes demostrar que dichos matrimonios han sido anulados ya. Así mismo se recomienda no tener antecedentes penales de ninguna índole, por lo cual hay que presentar un certificado de la policía donde conste dicha información.

Ambos deben estar en condiciones y dispuesto a presentar toda la documentación concerniente a la aplicación. Esto es importante, ya que en muchas ocasiones los británicos se resisten a suministra información valiosa y determinante para una aplicación, como sus estados financieros, o pruebas de residencia.

También el aplicante debe demostrar sus estados financieros, ya que esto ayuda a demostrar que no hay motivaciones financieras detrás de la solicitud.  Es decir, que no es una mera situación financiera adversa la que motiva la solicitud de la visa de prometido.

Si posees hijos, deben darse detalles de cada uno de ellos, máxime si son menores de edad y serán incluidos dentro de la aplicación.

Teniendo todo esto claro, y ajustándose a ello, ambos estarían en condiciones de iniciar el trámite, para lo cual hay que diligenciar múltiples formularios, y adjuntar bastante documentación. 

En VISAS GO contamos con los profesionales idóneos para guiarte en tu proceso de solicitud. Estudio de perfil sin costo.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *