Juan Hernández; vive en Australia.

A tan solo 6 meses de la llegada del Covid-19, el mundo ha cambiado y no volverá a ser igual, durante gran parte de mi vida he tenido la oportunidad de conocer personas de todo el mundo gracias a los viajes que he realizado, actualmente me encuentro viviendo en Adelaide Australia por lo cual he vivido una experiencia diferente a muchos latinoamericanos en esta situación que ha puesto en jaque a la humanidad.

Lo primero que debo decir es que el manejo de la situación en el estado de South Australia ha mostrado los resultados esperados y el número de contagios se ha mantenido estable; sin embargo, el estilo de vida se ha visto limitado, muchas de las actividades a las que estamos acostumbrados, cómo visitar nuestro restaurante favorito o salir con nuestros amigos por unas cervezas. Todo esto ha llevado a una nueva dinámica de la sociedad viéndonos cohibidos de realizar muchas actividades que siempre pensamos iban a estar disponibles, muchos han sido despedidos, algunas empresas han tenido que cerrar, pero poco a poco la sociedad irá acomodando de nuevo el rompecabezas, aunque las piezas queden en lugares donde no solían estar.

Cómo amante de los viajes es difícil presenciar los cierres de fronteras, ver tantos sueños viajeros rotos y conocer de primera mano personas que quedarán separadas por miles de kilómetros de distancia por tiempo indefinido; sin embargo, la prioridad ahora es la seguridad, sin importar el país donde lean estás líneas tenemos que esforzarnos para que las cosas se estabilicen lo más pronto posible, la prioridad son ustedes y sus familias, ya habrá tiempo para lo demás. Cómo residente con visa temporal me he tenido que reinventar muchas veces en muy poco tiempo, adaptándome a los constantes cambios y siempre poniendo la mejor cara para seguir con fuerza e inclusive extenderle la mano a los que más lo necesitan, por ejemplo hace poco tuve la bendición de poder crear un grupo de Whatsapp para la ayuda de latinoamericanos en Adelaide, herramienta que se ha utilizado para ayudar a nuestros hermanos más necesitados.

Sé que es fácil caer en la desesperanza, pero ten en cuenta que todas las crisis son pasajeras, cuando llegue el momento y tengas un momento para reflexionar respirando el aire fresco frente a las cataratas del Niagara, conozcas los museos de arte en Europa o visites finalmente ese parque de diversiones con tu familia, entenderás que nada en el mundo dura para siempre y que debemos aprovechar cada instante para cumplir nuestras metas, conocer el lugar de tus sueños, comer ese plato tan mágico y pasar tiempo con los que amas, agradece, reinvéntate cada día y recuerda que a esta vida llegamos para vivir plenamente y amar todo lo que hacemos, y que allí afuera hay muchas cosas que llenarán tu vida y tu espíritu y que lo que falta por descubrir es inimaginable.   

Categorías: Que hacer en...

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *